Claro de luna: La sordera en tres movimientos